Prueba de Manejo

Mazda CX-30 vs CX3 vs CX-5, cómo distinguirlas

La probamos y te mostramos la transformación con respecto a sus hermanas.

Mazda CX-30 vs CX3 vs CX-5, cómo distinguirlas

Antecedentes

Mazda presentó en el autoshow de Ginebra de 2019, el nuevo integrante de su gama de SUVs, la CX-30 y que llegó a nuestro mercado el pasado mes de octubre. Es una camioneta que se produce en México en el complejo de Salamanca, Guanajuato. Se ofrece en dos versiones la i Sport de $424,900 pesos y la i Grand Touring de $454,900 pesos.

Diseño

La CX-30 al ser un producto nuevo, siempre la interrogante para los usuarios es dónde se viene a ubicar dentro de la gama, por lo que la respuesta es justo entre CX-3 y CX-5.

Esta nueva CX-30 emplea la evolución del diseño Kodo, y pensando en evitar confusiones entre estos tres modelos, queremos mostrarte una comparación para esté claro las diferencias entre las mismas. Recordemos que, de las tres, la CX-3 es el modelo más longevo, seguida de CX-5 y al final la CX-30.

Frente

La característica única de cualquier coche es la parte frontal y en Mazda no es la excepción. Si bien observando las camionetas hay similitudes, cada una interpreta el lenguaje Kodo de manera distinta. La CX-3 porta barras horizontales en parrilla y luces de niebla de un tamaño razonable. Entre tanto la CX-30 y la CX-5, ostentan una barra cromada que corre a lo larga de la parte baja de la parrilla y que se extiende hasta la parte inferior de los faros, los cuales dicho sea de paso son más alargados. En el caso de la CX-30 los trazos son más limpios con la ausencia de faros de niebla.

De perfil

Viéndolas de lado, es donde más diferencias encuentras. Para empezar las dimensiones. La Mazda CX-3 mide 4.27 metros, la CX-30 4.39 metros es decir 12 centímetros más que su hermana menor. La CX-5 tiene una longitud de 4.55 metros, la CX-30 por tanto es 16 cm más chica.

Los trazos de diseño en la CX-3 son más acentuados, por ejemplo, los arcos que dan forma a las salpicaderas terminan en la unión de las puertas. Otro detalle, es que la CX-3 cuenta con el efecto del techo flotante en el poste C, que ambas de sus hermanas no tienen.

En el caso de la CX-30 sus líneas son más discretas y limpias, llama la atención el plástico en salpicaderas y faldones, que es más grueso comparado con las otras dos. Posee un perfil cromado, que corre en la parte baja de las ventanas desde el Poste C al Poste A, y un alerón más grande en tono negro.

Finalmente, la CX-5, ésta tiene proporciones menos alargadas, las partes plásticas son más discretas y cuenta con un perfil cromado en la parte inferior de las ventanas traseras.

Atrás

En la parte posterior la CX-3, es la que luce más diferente comparada a sus hermanas, los trazos son más afilados, al mismo tiempo que las calaveras son más grandes. Con respecto a la CX-30, aquí los trazos son más suaves y redondeados, con la ayuda del reflejo de la luz se notan aún más.

En cuanto a la CX-5, podríamos establecer que se encuentra entre CX-3 y CX-30, pues no tiene trazos tan marcados o suavizados, lo que sí las calaveras son más parecidas a las del CX-30.

Interior

Esta nueva Mazda CX-30 posee materiales de primera calidad, encontramos piel en asientos, palanca de velocidades y volante forrado. La combinación de las vestiduras es negro con café. Del lado del equipamiento está la pantalla de 8” a color, clima bizona, head-up display, quemacocos, encendido como apertura presencial entre otras cosas.

En el caso de la CX-3, a pesar de que es la más veterana, se percibe más juvenil, gracias al empleo de salidas de aire circulares, como la combinación de colores en la parte baja de la consola. La cabina es casi idéntica a la del Mazda 2.

Con respecto a la CX-5, aquí el diseño es más sobrio, es también minimalista, con pocos botones, pero eso sí con formas más planas en comparación con CX-30.

En las tres camionetas se hacen presentes elementos únicos de los vehículos Mazda, como el control de mando HMI para manipular las funciones del sistema de infoentretenimiento que se visualiza en las diferentes pantallas a color, conectividad con Android Auto y Carplay. Botón de modo sport, freno de mano eléctrico con autohold, insertos en piano como aluminio y sistema de audio Bose.

En el rubro de seguridad encontramos siete bolsas de aire en la CX30, mientras que seis en CX-3 y CX-5. Tenemos cámara de reversa, control de tráfico trasero, asistente de punto ciego, sólo en CX-30 y CX-5. Sin embargo, todas poseen sensores de reversa, control de tracción como estabilidad y frenos ABS.

Manejo

Recordemos que la Mazda CX-30 emplea la misma plataforma del Serie 3, por lo que comparte ciertos elementos como el motor de 2.5 L de 189 Hp y 186 Lb-pie de par, ajustados a una transmisión automática de seis velocidades. Esta máquina otorga una buena aceleración, sobrada para cualquier situación de manejo. Los cambios se realizan de manera suave sin picos en el cuenta revoluciones. Al ser un vehículo alto, la posición de manejo otorga una mejor visibilidad, con el inconveniente por supuesto del balanceo al tomar curvas o realizando movimientos bruscos. En síntesis, es rápida, muy capaz y con un confort de marcha que se hace agradece en cada kilómetro recorrido.

Entre otros datos técnicos de esta CX-30, tenemos una suspensión delantera independiente McPherson, así como una trasera de barra de torsión. Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, tenemos rines de 18” y una dirección eléctrica que se llega percibir algo artificial. Pasemos a ver a sus hermanas.

En cuanto a la CX-5, encontramos dos motorizaciones disponibles en este modelo, una es 2.5 L aspirado con 188 Hp y la otra 2.5 L turbo con 228 Hp, la primera es para las variantes de entrada y la segunda para la variante más equipada. Ésta última ofrece una aceleración que enamora, pues el turbo lag casi ni se percibe y el auto despega con toda soltura. A pesar de lo anterior, en situaciones de manejo severo, sí se llega a percibir al volante el peso de la misma.

Por último, tenemos a la CX-3 la más longeva de las tres, ésta porta una máquina de 2.0 L con 148 y hemos decir que hace un buen trabajo, proporcionando una aceleración adecuada para realizar rebases o incorporaciones vías rápidas de manera super holgada. Al ser un vehículo de dimensiones contenidas, se siente ágil y muy capaz para cualquier condición de manejo. A pesar de que es un vehículo alto, la sensación de balanceo es casi nula.

Mazda CX-30 vs CX-3 vs CX-5

Jorge Blancarte recomienda