Mazda MX-5 2019 a prueba: ¿el auto con la mejor relación valor-precio?
01/11/2018 Reportes de Manejo

Mazda MX-5 2019 a prueba: ¿el auto con la mejor relación valor-precio?

Se trata del convertible más vendido del mundo.

Sin importar la cantidad de poder, el equipamiento o la antigüedad, los autos convertibles siempre son un deleite, ya sea como conductor o como pasajero. Y es que sentir el aire, la luz directa, ya sea de sol o de la luna, al momento de ir circulando por una calle o carretera no tiene nivel de comparación si se hace con un automóvil convencional.

El origen

Increíblemente, esta clase de vehículos también conocidos como descapotables tienen su origen hace casi 100 años. Fue en la década de 1920, vaya en 1922 para ser exactos, cuando surgió el primer automóvil dotado de un sistema de techo rígido retráctil. Como en todo, con el paso del tiempo las innovaciones fueron llegando y doce años más tarde hizo su aparición un vehículo descapotable capaz de plegar el techo de manera eléctrica. Sin duda, este invento de Peugeot fue toda una revolución en aquella época.

Después de automatizar el techo, existió otra novedad, que fue la de crear un auto convertible con techo rígido. Y es que hasta 1941, los descapotables contaban con un toldo de lona plegable, sin embargo, con la introducción del Chrysler Thunderbolt era posible tener un vehículo con techo duro pero con la posibilidad de esconder el toldo para hacerlo convertible.

Desde su concepción, el auto convertible también conocidos como Cabriolet, Drophead, Drop Top, Tourer, Descapotable y Roadster -para los biplazas-, había sido catalogado como un vehículo exclusivo, ya que en la mayoría de los modelos existentes tenían un costo elevado, sin embargo; esto cambio con la aparición del MX-5, también conocido como Miata.

Una historia de éxito

Teniendo en cuenta que no toda la gente podía poseer un convertible, Mazda se aventuró a crear un auto con atributos nunca antes vistos en un vehículo con techo descapotable. Hasta 1989, ningún fabricante de automóviles había comercializado un roadster que conjuntara un precio accesible, un manejo deportivo, bajos costos de mantenimiento, además de confiabilidad y un tamaño compacto -la actual generación mide menos de cuatro metros-.

Con todas estos propiedades reunidas, más un diseño simple pero que a la vez hace lucir actuales a cada una de las cuatro generaciones existentes del Miata, la popularidad no se hizo esperar de inmediato a su debut en el Auto Show de Chicago 1989. No pasaron ni 15 años, cuando Mazda ya había logrado lo que ningún modelo convertible en décadas, ser el descapotable más vendido del mundo al sumar más de 530,000 unidades en al inicio del Siglo XXI. En 2018, la marca japonesa se jacta de sumar más de un millón de MX-5 comercializados en el mundo, cifra que confirma que es el rey de los convertibles.

Tendrá que pasar algo inexplicable para que Mazda pierda este título, ya que como siguen las ventas del actual generación, el Miata seguirá ampliando la brecha. Incluso, podríamos decir que Mazda está compitiendo contra si misma, pues no satisfecha con que la actual generación hizo aparición hace cuatro años, ha decidido mejorar el performance de este icónico convertible aumentando la cuota de poder y con ello lograr subir sustancialmente el listón de la deportividad.

Va por más

Si tenemos en cuenta que el peso del vehículo apenas supera la tonelada de peso, los 155 hp y 148 libras-pie del motor de aspiración normal, podríamos decir que hacían un sobresaliente papel en la relación peso/potencia. Pero, para ir más allá y hacer más entretenida la conducción, para el año modelo 2019, el 2.0 litros fue trabajado para ahora ofrecer 181 hp y 151 libras-pie de torque.

Considerando este plus de poder, en su corta y baja carrocería de configuración convertible, y que la tracción es trasera, más la caja de seis velocidades manual; no hay quien pueda refutar que el Miata es un deportivo nato, de los cuales quedan pocos.

Pero bueno, toda esta experiencia que expone el MX-5 es magnificada al momento de guardar el techo de lona -se hace con una sola mano y sin tener que bajar del vehículo, además no roba espacio en el maletero pues queda guardado detrás de las cabeceras-. Pareciera como magia, pero pesar que el motor continua entregando su máximo poder pasadas las 7,000 rpm, las sensación de manejo cambia por completo.

Algo que también es de reconocer del convertible más vendido del mundo, es que a pesar de ser un deportivo por naturaleza no deja de ser un vehículo para el día a día, ya que la suspensión orientada a la rigidez que necesita todo auto de estas características, no es nada molesta cuando hay pasar por asfaltos rugosos o con baches. Incluso, es una buena solución para las ciudades, ya que en temas de consumo de combustible y espacio de estacionamiento, es eficiente y pequeño.

Deportivo como pocos

Por todo lo anterior, Mazda seguirá ampliando su reinado en el segmento de los convertibles. Una vez que lo manejas y disfrutas de sus capacidades dinámicas, así como de sus prestaciones de convertible, no hace coherencia que tenga un precio de $379,900 pesos para la versión de techo de lona y de $489,900 pesos para el de techo rígido. Cuando suelen pasar estas cosas, en las que la mente nos dice que no hay comparación entre el precio y las altas prestaciones, es cuando se habla que un vehículo ofrece una excelente relación valor-precio.

¿Qué opinas? Cuéntanos