Los avances tecnológicos en la industria automotriz también afectará a los talleres mecánicos
11/09/2018 Investigación

Los avances tecnológicos en la industria automotriz también afectará a los talleres mecánicos

La manera de reparar y dar servicio a los automóviles cambiará sustancialmente.

En estos últimos años, hemos sido testigos de la revolución tecnológica que está viviendo la industria automotriz, misma que está dejando una enorme cantidad de innovaciones enfocadas principalmente a la movilidad eléctrica y conducción autónoma.

Considerando el progreso que desarrollan los automóviles, los expertos señalan que el sector automotor van a cambiar en la próxima década más que en los últimos cincuenta años. Pero claro, que esta drástica evolución no sólo aplica en el desarrollo de tecnologías y su implementación en los vehículos, sino también en el mantenimiento.

Esta situación, que ha venido ocurriendo en los últimos años, está haciendo que  talleres se estén haciendo cada vez más profesionales y tecnológicos. Y es que no es lo mismo reparar un automóvil de hace 10 años, a un híbrido o eléctrico de la actualidad. Ante ello, los talleres mecánicos también están dando un giro hacia digitalización con el objetivo de estar a la par de las innovaciones que están y estarán incorporando los automóviles.

Lo que si es un hecho, es que además de la manera de reparar o mantener un vehículo, la forma en como se contacta al taller para hacer las composturas necesarias será distinta. Desde ahora, se está logrando que los autos puedan enviar un mensaje al taller y pedir cita cuando detecten que alguno de sus componentes está llegando al final de su vida útil, o puedan empezar a generar problemas.

Además, los talleres podrán saber si se trata de un desgaste normal o de un fallo recurrente, con base a la información de otros modelos similares y de la proporcionada por el fabricante de las piezas.

Actualmente,  existen modelos en el mercado con sistemas que explotan algunas de las posibilidades del internet y la interconexión de vehículos a través de la nube. Por ejemplo, el nuevo control electromecánico de balanceo de la carrocería del Audi Q7 envía información a la nube para compartirla con otros vehículos. De esta manera, cuando el vehículo pasa por un bache en la carretera, advierte a otros vehículos que van a pasar por ese punto.

Otra de las novedades que pronto veremos en los talleres es el uso de la realidad aumentada, para mejorar la calidad, duración y precisión de las reparaciones. Esto se podrá lograr gracias a un sistema de gafas en las que se proyectan imágenes sobre la visión real, por ejemplo, al apretar una tuerca, el sistema proyecta el torque de apriete idóneo; o al sustituir un elemento, se van mostrando los pasos a seguir y otras informaciones de apoyo.

Esta fusión del trabajo diario con la proyección virtual de conocimientos -realidad aumentada- va a permitir mejorar la calidad, duración y precisión de las intervenciones en un taller.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos