Lanzamientos

Ferrari 812 SuperFast con su V12 de 800 hp llega a México

Con un V12 de 6.5 litros aspirado, el 812 Superfast le hace honor a su nombre.

Ferrari 812 SuperFast con su V12 de 800 hp llega a México

Siempre hay algo que nos hipnotiza de los Ferrari. Quizás haya autos más técnicos, como los McLaren o más agresivos, como los Lamborghini. Incluso, hay algunos que pueden ser el de auto de diario y al mismo tiempo de competencia, como los Porsche. Pero cuando un bólido de Maranello pasa junto a ti, hay un aura, una química que te obliga a voltear a verlo. Ferrari siempre será Ferrari.

En el 812 SuperFast, hay también un componente único de nostalgia, y es que en un mundo donde la electrificación ya llegó a los súper autos, bien podría ser el último de su especie, un V12 aspirado. Y es que los V12 de Ferrari son mucho más que motores, son sinfonías bestiales y fuentes inagotables de potencia. Este V12 de 6.5 litros tiene 800 Hp de fuerza con 530 lb-pie de par, haciéndolo el motor aspirado más poderoso del mundo y por consiguiente el más poderoso jamás fabricado por Ferrari.

 

Viene de la familia F140, lo que significa que data del 2002 y que ha ido evolucionando y creciendo en desplazamiento a partir de todas sus aplicaciones. Hoy, solo dos variantes de este motor se ofrecen en la familia Ferrari, siendo el GA con 800 Hp para el 812 Superfast y el FE, también con 800 Hp, pero con un sistema KERS en LaFerrari, que le suma potencia y torque. Todos los demás, incluyendo al GTC4Lusso, han migrado a motores turboalimentados.

El 812 Superfast es heredero de un largo linaje de modelos con motor V12 delantero en la casa de Ferrari. Claro que, si hablamos estrictamente de Berlinettas, podríamos citar a los 250 GT, al Daytona y luego al 550 Maranello, al 575, al 599 y al F12. También están los 2+2, pero nos quedaremos por esta vez con los biplaza.

El nombre Superfast es una cita al 500 Superfast de 1964.

Diseñado por el Ferrari Style Centre en lugar de Pininfarina, el nuevo 812 SuperFast toma algunos rasgos del F12 y del GTC4Lusso, pero también empleando parte del nuevo lenguaje de diseño de Ferrari, como las calaveras tridimensionales y faros LED muy modernos. En el frontal, nos encontramos con muchas tomas de aire, que no solo generan carga aerodinámica, sino que también ayudan a la refrigeración de los frenos.

En cuanto al interior, la cabina ha sido radicalmente rediseñada para transmitir el carácter marcadamente deportivo de Ferrari, y estrenar lo último en infoentretenimiento, en una combinación de tradición y tecnología que identifica estéticamente a los últimos modelos de la marca. El puesto del conductor cuenta con el clásico cockpit con cuentarrevoluciones central, pantallas LCD a los lados y volante multifunción, y el asiento para el pasajero incorpora una pantalla multimedia a color. Al ponerse al volante, es clara la influencia en estilo heredada de todos los modelos posteriores al 458 Italia, muy futurista.

Volvamos al V12 de 6.5 litros. Este motor tiene un 75% de partes totalmente nuevas que le permiten ganar 1,000 RPM extra en la banda de torque. Aquí se incorporó un equipo de admisión con geometría variable, inspirado en la Formula Uno y un sistema de inyección de alta presión con 350 bar. La transmisión de 7 velocidades fue revisada, para tener tiempos de subida y bajada de marcha un 30 y 40% más rápidos que en el F12 Berlinetta, respectivamente.

Passo Corto Virtuale 2.0 es el sistema de dirección a las cuatro ruedas que emplea el 812 SuperFast, el cual, con ruedas delanteras más grandes (ambas R20) y un sistema inteligente de control, permite ángulos de dirección más cortos, con menos esfuerzo del volante y con un feel más directo, sin olvidar que este es el primer Ferrari de producción con dirección asistida eléctricamente. Su control de deslizamiento Ferrari Side Slip Control (SSC) también ayuda a una conducción más controlada.

Si tomamos todo lo dicho, nos encontramos con un auto que acelera de 0 a 100 km/h en 2.9 segundos y que alcanza los 200 km/h en 7.9 segundos, para lograr una velocidad final de 340 km/h. Para que te hagas una idea, el 550 Maranello de 1996 desarrollaba 485 Hp, hacia el 0-100 en 4.4 segundos y los 200 km/h en 14.2 segundos, mientras que el F12 Berlinetta de hace 6 años atrás hacia el 0-100 en 3.1 segundos y el 0-200 en 8.5 segundos.

El 812 Superfast es la mezcla perfecta entre pasado y futuro. Altísima tecnología se pone al servicio de un V12 que rememora una larga tradición en motores aspirados, logrando así una experiencia sublime cargada de toda la herencia Ferrari y por supuesto, la experiencia ganada en la F1.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos