Ford Mustang Bullitt, la historia de una edición de película
24/01/2018 Investigación

Ford Mustang Bullitt, la historia de una edición de película

Estos son todos los modelos en los que Mustang de Steve Mcqueen ha reencarnado.

Cada cuanto, Hollywood nos regala películas entrañables que trascienden las barreras del tiempo y las brechas generacionales. De hecho, no es extraño que películas que fueron un éxito hace varias décadas, sean reeditas con nuevos actores de moda y tecnologías de avanzada, pero siempre tratando de mantener intacto el espíritu original que las convirtió en las consentidas del público.

Un buen ejemplo de ello, es Bullitt (1968), una película basada en la novela Mute Witness (Testimonio mudo), escrita por Robert L. Fish en 1963 y que tiene al teniente Frank Bullitt, interpretado por el legendario Steve McQueen, como protagonista. Por si algún motivo no ubicas esta película, déjame refrescarte la memoria, ya que su escena principal contiene la que es considerada como la mejor persecución del cine estadounidense…

Imagina esto, al mando de un Mustang GT Fastback 390 verde, el teniente Bullitt persigue a toda velocidad a un par de asesinos a sueldo que intentan darse a la fuga por las calles de la ciudad de San Francisco a bordo de un Dodge Charger R/T 440 Magnum. No importa que hayan pasado al mismo vocho verde como 50 veces o que la edición no sea del todo buena, simplemente con escuchar el rugir de los motores V8 pone la piel chinita. Una delicia para cualquier amante de los autos y el cine.

Pues bien, como sabes esta mítica escena ha sido tan influyente que Ford se animó a lanzar una edición especial alusiva basada en su igualmente legendario pony car y que rinde tributo al Fastback verde utilizado en la película: por supuesto que me refiero al Mustang Bullitt. Pero no me refiero al mostrado en el Salón de Detroit 2018, sino a una unidad lanzada a principios del milenio.

Sí, al igual que James Bond, el Mustang Bullitt ha reencarnado más de una vez, en diferente cuerpo, pero siempre como un ágil corcel esmeralda dispuesto a hacer morder el polvo a los chicos malos. Sin más, estos son todos los Ford Mustang Bullitt de la historia:

EL ORIGINAL

Para grabar Bullitt, fueron utilizados dos Ford Mustang GT Fastback 390 1968. El primero desapareció sin dejar rastro, mientras que el segundo, fue encontrado en México hace un par de meses. De hecho, lo volvimos a ver en el pasado Salón de Detroit 2018 en manos de Molly McQueen, nieta del legendario Steve. Bajo el cofre, este modelo cuenta con un poderoso V8 390 ci (6.4 litros) que además de generar un sonido embriagador, era capaz de producir 325 Hp y 427 lb-pie de torque. Todo el poder era enviado a las ruedas traseras mediante una transmisión manual de cuatro velocidades. Gracias a la combinación entre poder con ligereza (1,518 kg) y maniobrabilidad, en la película este vehículo es capaz de derrotar al poderoso y pesado Dodge Charger.

LAS REENCARNACIONES

Con el objetivo de rendir tributo a su honorable antepasado, los Mustang Bullitt de nuevo milenio han seguido siempre una misma fórmula: pintura verde Dark Highland (negro opcional), rines negros de cinco brazos oscuros, ausencia de alerones, así como elementos especiales en el habitáculo como el pomo de la palanca en bola de billar o los instrumentos alusivos.

Esto sin dejar de mencionar que todas las versiones contemporáneas presentan un ligero aumento de potencia y una puesta a punto más ágil en relación con el Mustang GT del que parten. Eso sí, una genuina edición Bullitt siempre irá acoplada a una transmisión manual con pasos más cortos.

Ford Mustang Bullitt 2001

Tomando al Mustang New Edge como punto de partida, esta edición se distingue por los rines de 17 pulgadas de diseño American Racing enfundados en unas llantas Tokico y tomas de aire laterales. Por su parte la suspensión se rebaja en 2 cm, el sistema de escape se modifica para entregar un mejor sonido y los frenos fueron firmados por Brembo. Por último, el motor V8 de 4.6 Litros aumenta en cinco caballos su potencia en relación con el GT, para entregar un total de 265 Hp, dosificados por una caja manual de cinco velocidades.

Ford Mustang Bullitt 2008

La quinta generación del Mustang vio la llegada de su propia versión Bullitt. Al tratarse en un modelo “retro” su estética se asemeja mucho al modelo original. Pese a que es el último potro salvaje en contar con una suspensión trasera de eje rígido, recibe varios ajustes en la puesta a punto que lo convierten en el “Mustang con mejor manejo en la historia” construido hasta ese entonces. En relación con el GT, esta versión aumentó su potencia hasta los 315 caballos de fuerza (+15 Hp) y recibe ciertos elementos distintivos en el interior como un volante y pomo de palanca especiales.

Ford Mustang Bullitt 2019

El último heredero se presenta en el Salón de Detroit 2018. Basado en el recién actualizado Mustang GT, aumenta su potencia hasta los 475 Hp, gracias a un sistema de inducción proveniente del Shelby GT350 y nuevos cuerpos de aceleración, con ello y algunos trucos aerodinámicos, su velocidad máxima se eleva a 282 km/h, ocho más que un 5.0 L “común”. Estéticamente destaca por la ausencia de logotipos, ya que lo único que lo distingue es una tapa en la cajuela con la leyenda Bullit. La primera unidad, recientemente fue subastada por $300,000 dólares, que al traducirlo a nuestra economía resulta en la sorprendente cifra de 5.6 millones de pesos mexicanos. Mucho, para cualquier Mustang contemporáneo. Lastimosamente, es muy probable que no llegue a México.

Bien, estos fueron todos los Mustang Bullitt de la historia, pero antes de despedirnos, te dejamos un clip con la mítica escena de persecución que da nombre e identidad a esta fabulosa edición especial. Por cierto, sólo como un dato anecdótico, Steve Mcqueen grababa las escenas de acción el mismo, sin necesidad de recurrir a un doble, además de que era ampliamente conocida la pasión que tenía por los autos, el automovilismo y todo el mundo del motor.

Galería Ford Mustang Bullitt 2019

Ford Mustang Bullitt 2019

1 de 17

Persecucion Bullitt 1

¿Qué opinas? Cuéntanos