Honda Accord 2018 a prueba
14/01/2018 Reportes de Manejo

Honda Accord 2018 a prueba

No solo se ve mejor que nunca, ahora es turbo y con caja de 10 velocidades

Honda Accord 2018 a prueba

El Accord es un producto en extremo relevante para Honda en Norteamérica, ya que durante mucho tiempo cargó con la responsabilidad de ser uno de los motores principales de volumen para la marca en los Estados Unidos.

Para poner en contexto, Accord y Camry fueron durante muchos años, lo que el Aveo y Versa son para el mercado mexicano, es decir dos de principales contendientes a la corona en ventas (quitando evidentemente a las pick ups). Sin embargo, no es noticia para nadie que la categoría de los sedanes medianos está cayendo de manera importante, principalmente debido a las SUVs compactas. Dicho de otra forma, quizá el peor enemigo del Accord esté en casa y no es otro que la CR-V.

El Accord 2018 fue nombrado el auto del año, por un grupo de periodistas especializados en el marco del Salón del Automóvil de Detroit 2018

La CR-V alcanzó al Accord por primera vez en 2015 cuando ambos modelos cerraron ventas en EU con 345 y 355 mil unidades respectivamente. Todo un suceso si atendemos al hecho de que una década antes, el sedán mediano superaba a la SUV compacta por nada menos que por 220 mil unidades.

En 2016 la CR-V superó por primera vez al Accord en ventas, mientras que el año pasado la diferencia creció hasta las 55 mil unidades en favor de la SUV. En el mercado mexicano la situación es prácticamente la misma, solo que tiene más tiempo que la CR-V superó al Accord en la mezcla de ventas de Honda.

Lo anterior supone una gran oportunidad para el Accord, ya que para la décima generación ya no tiene la obligación de ser el producto que resuelva mejor todas las necesidades. Con lo cual, para esta décima generación, se puede dar el lujo de ser atractivo, divertido e incluso, aspiracional.

Por si fuera poco, el Accord es especial para Honda de México, y es que se trata del primer auto que fabricó, y con el que dio inicio a sus operaciones comerciales la firma nipona en nuestro país en una ya lejana segunda mitad de los noventas.

¿Sedán o coupé de cuatro puertas?

El Honda Accord 2018 pretende ser un vehículo más emocional que antes, prueba de ello es la resolución más agresiva hasta la fecha de lo que la firma denomina como Solid Wing Face, que no es otra cosa que los trazos frontales que se forman al conjugar grupos ópticos y parrilla. Los faros son mucho más delgados y alargados, con tecnología full led y se fusionan con los elementos en cromo negro y líneas de carácter bien marcadas para dar un aspecto atractivo y robusto.

La apariencia es más ancha y baja, con una marcada línea de cintura que corta la carrocería desde el frente y hasta atrás. El toldo en el poste C tiene una caída muy tendida, lo que le da unas proporciones como de coupé de cuatro puertas y unos rasgos similares a los del Civic, aunque con líneas más maduras y menos radicales, mientras que los rines de 19 pulgadas completan la agresiva vista del costado.

Por último, la parte trasera es más discreta, repite el diseño de calaveras con un patrón en “C”, parecidas a las que vimos por primera vez en la Odyssey y está rematada por la salida de escape doble con terminación en cromo.

Interior sobrio y de buena calidad

Puertas adentro, el Accord cambió por completo y apuesta por una experiencia cuasi premium. La calidad de materiales, ensambles y diseño son de primer nivel, con esa sobriedad más característica de los alemanes, destacando los plásticos suaves al tacto en la parte superior y frontal del tablero. Encontramos remates en color aluminio mate por todo el habitáculo, así como una moldura que simula un inserto de fibra de carbono. El único elemento que no está a la misma altura del resto del conjunto es la parte baja del tablero, que, aunque en lo general no tiene queja, es duro al tacto.

Del lado del equipamiento encontramos: climatizador de dos zonas con una botonera que luce similar a las de Audi, quemacocos que huelga comentar también, es chico para estándares actuales. Encendido mediante llave inteligente, asientos y volante multifunción forrados en cuero. Por último, en donde se juntan la consola central y el tablero encontramos un espacio con tapa que tiene como único propósito, guardar el teléfono celular, cuenta con cargador por inducción, puerto USB y tomacorriente de 12v.

Por su parte, el cluster de instrumentos que se ilumina en LEDs de color blanco mantiene el velocímetro análogo del lado derecho, mientras que del izquierdo migra a una pantalla a color configurable desde donde se puede desplegar información relacionada con la computadora de viaje, el tacómetro, audio, manejo ecológico además de las asistencias de seguridad en el manejo.

El sistema de info – entretenimiento es el Honda Link de última generación, cuenta con una pantalla de 8” con excelente resolución, así como una interfaz simple y fácil de utilizar, con íconos grandes desde donde se puede acceder a las distintas funciones como el navegador, teléfono, audio y otras apps. Cuenta además con compatibilidad para Apple Carplay y Android Auto.

Adicionalmente, da gusto saber que Honda escucha a sus clientes y abandona la idea de una interfaz 100% táctil como en el Civic. Y es que además de mantener el control de volumen mediante perilla que se regresó con la CR-V, ahora también el sintonizador de estación vuelve al mando de perilla, mientras que además cuenta con botones físicos a los costados de la pantalla para ingresar fácilmente a las funciones más utilizadas.

Para la banca trasera, Honda anuncia exactamente el mismo espacio para las piernas tanto en el Accord como en la CR-V (1,026 mm) aun cuando el Accord tiene una distancia entre ejes de 2.8 metros (20 cm más). El espacio para hombros y cadera es mayor en el Accord, aunque el de cabeza queda bien solo si se trata de adultos de talla media, alguien ya muy alto va a tener problemas atrás.

Si bien es cierto, se ofrecen salidas de aire para la fila posterior, así como reposabrazos central con dos portavasos, se extrañan los dos puertos USB que sí ofrece la CR-V.

Manejo

Para su décima generación el Honda Accord 2018 abandona por completo los motores de aspiración natural, es decir el 2.4 litros de cuatro cilindros y el V6 de 3.5 litros pasan a mejor vida. En su lugar, ahora tenemos el 1.5 litros turbo (mismo del Civic y CR-V) con 188 hp asociado a una caja CVT para las versiones EX y Sport Plus, mientras que la versión probada, Touring que es la tope de gama, se incorpora el 2.0 litros turbo que conocimos por primera vez en el Type R, solamente que descafeinado para entregar 247 hp y 273 lb-pie de torque y que va acoplado a la impresionante caja automática de 10 velocidades con modo manual vía paletas de cambio que envía la potencia al eje frontal.

El modo de manejo Econ está presente y al accionarlo, el pedal de acelerador es bastante menos responsivo y la transmisión efectúa los cambios a muy bajo régimen. Cuenta también con modo Sport, y aquí el carácter del Accord cambia bastante, los cambios se realizan en la parte alta del cuenta revoluciones y al utilizar el modo manual, la caja aguanta los cambios tanto como queramos, los cambios descendentes son ligeramente más lentos que los ascendentes, pero en términos generales es bastante permisiva.

El motor responde impecablemente, sobre todo en la parte media del rango de revoluciones que encima, al tener una caja con tantos radios es muy fácil de mantener. Se planta muy bien, la posición de manejo es baja y transmite muchísima confianza para ir a buenos ritmos, con lo cual la experiencia tras el volante se percibe bastante deportiva.

El Accord siempre fue un auto bien plantado y de buen manejo, pero no puedo decir que fuera divertido o muy comunicativo. Aspectos que sí tiene ahora para este modelo 2018, la manera en que retroalimente lo que sucede en el pavimento es excelente.  

Seguridad

Además de los elementos ya obligados como las siete bolsas de aire, ABS, cámara de reversa o ESP, el Accord 2018 incorpora una serie de tecnologías englobadas en lo que la firma denomina como Honda Sense. Aquí encontramos alerta activa de abandono de carril, sensor de punto ciego, control de crucero adaptativo y frenado automático de emergencia.

Conclusión

Mencionaba anteriormente que las ventas del sedán mediano vienen cayendo de manera estrepitosa en los últimos años. Pero tampoco sería justo culpar a las SUV compactas, de todos los males que aquejan al segmento del Accord, y es que hay que reconocer que los representantes de esta categoría se fueron convirtiendo en productos aburridos, el perfecto ejemplo del coche de “señor”. Es cierto que eran amplios, prácticos y confiables, pero nada emocionales también. Y es que forzosamente tenían que jugar a la segura, porque al representar volúmenes de ventas tan grandes, se volvió casi imposible hacer cambios que los arriesgaran a perder a su inmensa base de clientes.

Pero eso ya es historia, ahora el Accord 2018 ya no es más el principal responsable de traer volumen para Honda y ello le permitió transformarse en un sedán atractivo tanto en el interior como en el exterior, con una dinámica de conducción gratificante y con un muy buen balance entre deportividad y comodidad, porque aun cuando ahora es divertido, no deja de ser muy silencioso y perfecto como auto del diario. Un producto brillante en verdad y posiblemente la nueva referencia de su segmento, una referencia que, además, apunta a la deportividad, buen manejo y emoción.

Precios en México del Honda Accord 2018

Accord Touring 2018: $554,900
Accord Sport Plus 2018: $504,900
Accord EX 2018: $443,900

¿Qué opinas? Cuéntanos