Nissan Sentra NISMO 2018 a prueba
02/10/2017 Reportes de Manejo

Nissan Sentra NISMO 2018 a prueba

¿Estará a la altura de su apellido?

Antecedentes

A principios del 2017, en el mes de enero, les realizamos la prueba de manejo al Nissan Sentra SR Turbo, que aquí les compartimos de nuevo.

En esa ocasión les contamos con beneplácito como Nissan nos ofrecía una versión deportiva de su sedán compacto, con un motor turbocargado, cosa que también celebramos, aquel Sentra SR 2017 tenía un precio de $345,300 pesos, el mencionado modelo porta un motor de cuatro cilindros de 1.6 litros, que entrega un poder equivalente a 188 hp de fuerza, acoplado a una transmisión manual de seis cambios y calza rines de 17 pulgadas, con llantas 205/50

Hoy les traemos la versión NISMO del Sentra, pero nos damos cuenta que el apellido NISMO solamente ampara detalles estéticos exteriores, y el diámetro de los rines, que en esta versión son de 18 pulgadas, con llantas 215/45. El precio de la versión NISMO del Sentra, modelo 2018 es de $437,400 pesos, es decir una diferencia de $92,100 pesos por una pulgada de mayor diámetro en los rines, las llantas un centímetro más gruesas, y un set de “splitters”, faldones, además de un alerón y un difusor trasero, ahh y algunos emblemas que dicen NISMO.

¿Qué significa NISMO?

Es una empresa fundada en 1984, sus siglas quieren decir Nissan Motorsport, esta filial en sus inicios se dedicaba al diseño y desarrollo de partes destinadas a la competición, empezaron con sistemas de embrague mucho más robustos, árboles de levas, sistemas de frenos más grandes, motores completos. Con el nacimiento de una disciplina llamada DRIFT, la demanda de los clientes -japoneses en un inicio- de partes para autos Nissan, específicamente para el 240 SX hicieron crecer exponencialmente a NISMO, al grado que los ejecutivos de la marca decidieron empezar a crear proyectos completos, es decir vehículos integrales completamente intervenidos por NISMO, y con muchas mejoras en el desempeño mecánico, y dinámico 

Características Técnicas y Mecánicas

Antes de entrar en detalles técnicos, les comentaré que en este texto cometeré uno de los delitos de plagio editoriales llamados “Copy-Paste”, pero no es tan grave, ya que el autoplagio creativo me lo haré a mi mismo, ya que copiaré y pegaré el párrafo de especificaciones que escribí en enero del 2017 con los datos técnicos del Sentra SR Turbo, que son IDENTICOS a los del Sentra NISMO.

Bajo el cofre encontramos un motor delantero transversal, hecho en Japón, de cuatro cilindros y de 1.6 litros (MR16) Turbocargado, que es el mismo que monta el Nissan Juke, y el Renault Clio RS200. El motor está acoplado a una transmisión manual mecánica de seis cambios que envía la fuerza de tracción al eje delantero. La única diferencia en las especificaciones técnicas que encontré es que el motor del Sentra NISMO (2018) tiene una relación de compresión de 10.5:1, mientras que en la versión SR Turbo (2017) la relación de compresión es de: 9.5:1

La potencia que entrega es de 188 hp en un rango de las 5,600 rpm y la Fuerza de Torque es de 177 lb-pie entre las  2,000 y 5,200 rpm. -Cotas también idénticas de la versión SR Turbo-

La geometría de la suspensión es similar a la de todos los modelos  “normalmente aspirados” de la Generación B17, presentada en 2012 y se conforma de un esquema McPherson con barra estabilizadora para el eje delantero y de un eje semi-rígido (torsional), con barra estabilizadora en la parte de atrás, en el apartado de frenos si encontramos unos discos delanteros ventilados de 406 mm, también idénticos a los del SR Turbo, y es prudente comentar que son un poco más grandes que en las versiones no turbo, y en el eje trasero hay discos solidos (en lugar de tambores).

¿Qué cambió estéticamente?

Aquí los ligeros cambios en el NISMO, los rines son de aleación de aluminio de 18 pulgadas y las llantas con una pisada de 215/45

Las dimensiones son idénticas a las otras versiones: Largo: 4,666mm (creció 30 mm con las adiciones aerodinámicas) Ancho: 1,761mm (similar al Sentra Turbo), Alto 1,506mm (1mm más alto que el Sentra Turbo y la distancia entre ejes es idéntica: 2,700mm y por último el peso, el modelo 2018 (NISMO) aumentó de peso 69 kilos, la báscula indica que pesa 1,351 kilogramos, y como dato meramente referencial recordemos que el modelo 2017 –según especificaciones de la marca- pesa 1,282kg-

Confort

Los interiores: Encontramos todo lo que esperamos encontrar en un vehículo con orientación deportiva, tapicerías son de tela con algunos insertos de alcántara y la ausencia de un quemacocos. En buena parte de los interiores vemos aplicaciones simulando fibra de carbón, lo que no convence son algunos plásticos demasiado duros y brillosos, que demeritan la buena factura de otros materiales.

Hablemos del sistema de Infoentretenimiento, les informamos que la pantalla táctil mide 5.8 pulgadas, misma que consideramos pequeña dada las tendencias del mercado y la marcada mejora en este rubro por parte de los demás fabricantes por equipar sus modelos con pantallas cada vez más grandes. El sistema de audio cuenta con Bluethoot Audio Streaming además de una función para reproducción de música almacenada en MP3 llamada: iPod Ready -¿Hoy alguien usa un iPod?- y además ofrece compatibilidad con una aplicación descargable que se llama Nissan Connect APP, y con ella el usuario puede interactuar con algunas funciones web como redes sociales, utilizando su propio plan de datos, pero espejeándolo en la pantalla del vehículo. Por ahora no ofrece compatibilidad con Apple Car Play o Android Auto, aunque la App Nissan Connect está desarrollada en conjunto con Apple y Android, los años ya se vinieron encima, y la interactividad con “Smartphones” ya evolucionó dejando la interacción del Sentra NISMO un poco limitada para los estándares actuales. Cuenta con un puerto USB ¡Si solamente uno en todo el auto! Entrada auxiliar y un conector de 12 Volts, en el clásico lugar del encendedor de cigarros. Los asientos traseros son abatibles 60-40%

Manejo

El desempeño del Sentra NISMO no es del todo malo, lo malo es que honestamente le queda grande ese apellido, ya que el referente deportivo de la marca está en el veterano –pero muy capaz- 370Z y evidentemente en el Santo Grial de la marca, el GT-R.

En un manejo citadino es cumplidor, las aceleraciones son constantes, y pese a tener una caja de cambios manual, el accionamiento del pedal de embrague no es cansado, aunque en un largo trayecto en horas pico puede convertirse en una pesadilla.

Como el “slogan” comercial de Nissan, para el Sentra NISMO es: El lado más emocionante de Nissan, decidimos hacer la prueba en unas condiciones controladas, y para ello acudimos a la pista de Epazoyucán Hidalgo, mejor conocida como Pachuquilla, en donde podríamos someterlo a condiciones mucho más extremas y demandantes que en el uso en la calle.

En la pista las cosas cambian siempre, el buen coche en la carretera puede no serlo en la pista, las condiciones de manejo son distintas y es justamente ahí –en una pista- en donde un vehículo con una puesta a punto de calle puede mostrar sus dolencias fácilmente. En la aceleración el Sentra NISMO se comportó bien, en la prueba de 0 a 100 km/h hicimos 10 segundos flat, sin dañar el embrague y con los controles de estabilidad conectados. La vuelta al trazado de 1,750 metros en la pista del autódromo Moises Solana la hicimos en 1:23 segundos arrancando con el vehículo detenido – salida estilo F1-, y es prudente comentar que no abusamos ni de las llantas ni de la suspensión, misma fue la que más nos quedó a deber, ya que el eje trasero se comportó suelto y nervioso en todas las curvas, y si a eso sumamos lo intrusivo de los controles electrónicos, el desempeño con un manejo deportivo fue más bien deficiente, sin dejar de ser divertido. El soporte lateral de los asientos es muy bueno, digno de alabar y mencionar 

Conclusión

¿El Sentra NISMO es un mal coche? La respuesta es NO, pero... es un vehículo que no nos ofrece ninguna novedad por el alto precio que se paga. Al apellidarse NISMO, las espectativas son altas, y los resultados pobres, en nuestro particular punto de vista fue un error mercadológico de la marca el haber evolucionado la versión SR Turbo, en un NISMO, nos parece demasiado pretencioso, comparandolo con los demás NISMO que han pasado por nuestras manos.

¿Vale la pena gastar casi medio millón de pesos en un Sentra NISMO?, la respuesta es contundente: NO 

 

Nissan Sentra NISMO 2018 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos