Acura TLX 2018 a prueba
26/09/2017 Reportes de Manejo

Acura TLX 2018 a prueba

Un sedán mediano de lujo con todo el equipamiento posible

Cuando se piensa en auto de lujo, principalmente un sedán compacto, los primeros modelos que vienen a la mente son lo que pertenecen a las marcas alemanas, es decir, BMW, Audi y Mercedes-Benz. Por años, esta tercia de firmas se han convertido en el estandarte de los vehículos Premium, sin embargo, existen otras compañías que si bien no tienen el mismo abolengo, ofrecen un alto nivel de tecnología y confort, nos referimos a las niponas Infiniti y Acura. Asimismo, este par de firmas, principalmente la perteneciente a Honda brindan un alto nivel de equipamiento por un costo no tan elevado.

Por ejemplo, el Audi A6 más equipado supera el millón de pesos y contiene un inventario similar al de un Acura TLX que ronda los $740,000 pesos en su variante más equipada. Aquí es donde vemos que al final de cuentas lo que se paga es el prestigio que ha forjado la marca de los cuatro aros. Al final de cuentas pesa más el nombre de Audi que el de Acura.

Más por menos

Si lo que se busca es un poco de presunción entonces no hay más que buscar e inclinarse por la marca europea, en cambio si lo que se desea es no derrochar tanto dinero y ser menos ostentoso, entonces habrá que inclinarse por este japonés que viene full en cuestión de equipamiento, ya sea enfocado al performance, seguridad y confort.

Antes que todo hay que tener en cuenta que existen dos variantes de este TLX, la Advance y la A-Spec. Esta última que fue la que tuvimos en nuestro poder se caracteriza principalmente por tener un espíritu más deportivo que inicia en la paleta de colores de la carrocería comprendida por rojo, azul y blanco.

 

Ligera renovación visual

Sin importar la versión, este Acura TLX 2018 luce una imagen más agresiva y deportiva, gracias al lavado de cara que al igual que el MDX obtiene un rediseño en la parrilla que simula el resplandor del sol, unos llamativos grupos ópticos de LED, fascias más robustas y rines de 19 pulgadas de nuevo diseño. En el caso de esta versión A-Spec suma un kit aerodinámico y salida de escape doble.

Del interior lo que más destaca es el diseño sobrio del tablero, la comodidad de los asientos deportivos y los materiales de alta calidad -plásticos aluminio, la imitación madera, cuero y gamuza- que están a la vista, decimos que los visibles, ya que hay algunas superficies duras en la parte baja de las puertas, consola central y tablero. Por más que se quería justificar es algo imperdonable para un vehículo que supera los $700,000 pesos.

Dejando aun lado esta discusión de la calidad y algunos botones iguales a los que se emplean en un Accord, un punto que llama la atención al frente al volante es la ausencia de la clásica palanca de velocidades. En su lugar está una fila de botones con Parking, Reversa, Drive y Neutral, que es acompañada por el freno de mano eléctrico y el selector de modos de manejo.

 

De serie

Dentro de los elementos de serie que enlista el Acura TLX está un sistema de sonido con 10 bocinas, iluminación ambiental LED, un disco duro de 16 gigas para almacenar música, Apple CarPlay y Andorid auto, y paradójicamente dos pantallas. En la inferior, que mide 7 pulgadas, es posible administrar el audio, aire acondicionado, mientras que en la superior de ocho pulgadas sirve para visualizar la cámara de reversa, el sistema de navegación y la economía de combustible.

Más deportivo

Aunque el TLX en su versión A-Spec ofrece el mismo tren motor y las mismas cifras de poder que la variante Advance, la sensación al volante es resulta ser un tanto más deportiva, aunque sin perder ese confort necesario para el día a día.

En total, el motor de seis cilindros ofrece una potencia de 290 hp a las 6,200 revoluciones y un torque de 267 libras-pie a partir de los 4,500 giros. Si bien las cifras son idénticas, en la acción es posible distinguir entre un A-Spec y un no-A-Spec. Aunque es manera sutil, pero la suspensión de es más firme y la dirección se siente más rígida en caos del A-Spec.

Estabilidad al máximo

Independientemente, de si uno es más deportivo que otro hay un elemento que es de serie y que se vuelve en la envidia de sus competidores e inclusive de deportivos de segmentos superiores y es el sistema Precision All Wheel Steer. Básicamente, este sistema que aporta dirección a las ruedas traseras promete una mejor precisión y estabilidad, ya sea para tomar curvas, frenar o hacer maniobras de emergencia. Si se circula a alta velocidad, las ruedas del eje posterior pueden girar hasta 1.8 grados en la misma dirección que las frontales para incrementar la distancia entre ejes y así mejorar la estabilidad. En cambio, al rodar a bajas velocidades las llantas giran en sentido opuesto para acortar de forma virtual el radio de giro y aumentar la agilidad al cambiar de carril o en las maniobras de estacionamiento.

Queda claro que la mayoría de sus competidores ofrecen más torque por medio de motores turbocargados, sin embargo, la instantánea capacidad de aceleración que ofrece el V6 de aspiración natural junto con la caja de nueve velocidades permiten que el despegue del vehículo sea más eficaz. Citando a las cifras obtenidas por el cronometro este sedán hace el 0 a 100 km/h en 5.9 segundos.

 

Modos de manejo

Algo que también nos agradó del manejo de este sedán es que podemos elegir entre cuatro modos de manejo, de acuerdo a las preferencias. Ya sea que elijamos la modalidad Eco para optimizar el consumo, Normal que ofrece un balance perfecto ideal para el día a día, o bien dos grados deportivos. En ambos casos la sensación al volante, del acelerador y del sistema de dirección trasero es más sutil. Pero si se desea más dosis de deportividad, el modo Sport Plus hace que el auto sea más agresivo al reconfigurar la respuesta del motor, suspensión, dirección y la caja automática.

Lo que si es un hecho es que pesar de equipar una caja de nueve velocidades con cambios manuales únicamente a través de las paletas ubicadas en el volante, la cilindrada de 3.5 litros del motor no permite que sea el más económico en términos de consumo. Al registrar una ingesta promedio de 9 km/l está claro que queda ligeramente por encima del promedio.

Seguridad total 

No obstante, donde si es superior es el nivel de equipamiento de seguridad que contiene de serie. Destaca la cámara de visión trasera de varios ángulos, frenado de emergencia automático y el control de crucero adaptativo. A lo anterior hay que sumar asistencia de mantenimiento de carril, advertencia de colisión delantera, frenado de emergencia automático, control de crucero adaptativo, advertencia de salida de carretera, advertencia de salida de carril. Las funciones de seguridad disponibles incluyen monitoreo de punto ciego y una cámara de 360 grados.

Lo bueno y lo malo

Como lo mencionamos en un principio, este TLX ofrece una lista generosa de características estándar por menos dinero que la competencia y un manejo sumamente estable originado por la dirección en las ruedas traseras. Lo que si no queda a deber es en el espacio de la cajuela, en la cantidad de torque y en el precio de reventa.

 

Acura TLX - Lujo nipón con apariencia deportiva

¿Qué opinas? Cuéntanos