Honda CR-V 2017 a prueba
28/02/2017 Reportes de Manejo

Honda CR-V 2017 a prueba

La otrora reina de las SUV compactas se reinventa para recuperar la corona

Antecedentes

La Honda Compact Recreational Vehicle, conocida por todos simplemente como CR-V es nada menos que la SUV más vendida del mundo, con un volumen que superó las 750 mil unidades el año pasado y eso que se encontraba en su último año de ciclo de vida de producto.

Desde sus orígenes, la Honda CR-V se ha basado en la arquitectura del Civic, y para esta nueva entrega no es diferente. Ahora emplea la plataforma de la décima generación del citado sedán compacto y no solo eso, sino que también hereda las atrevidas líneas de diseño que si bien en un inicio me costaron trabajo digerir, he de confesar que cada vez me parecen más atractivas, sobre todo en la configuración de dos puertas.

A nuestro país, la CR-V llegó hace ya casi 15 años, cuando se encontraba en su segunda generación, durante ese periodo la firma ha colocado 200 mil unidades y ostentó el liderato de su categoría por más de una década, hasta que la X-Trail le arrebató esa posición el año pasado.

La Honda CR-V 2017 llega a México a partir del 9 de marzo en tres versiones la de entrada, EX que mantiene el 4 cilindros de 2.4, Turbo Plus que es la intermedia y la tope de gama que se denomina Touring. Estas dos últimas ya aprovechan el nuevo 1.5 litros turbo que se estrenó en la más reciente iteración del Civic, misma que debutó el año pasado. La tracción en todos los casos es al eje frontal, lo que significa que ya no habrá una opción AWD.
 

Honda CR-V 2017
Versión Motor Potencia Precio
Ex 2.4 L 184 hp $389,900
Turbo Plus 1.5 L Turbo 188 hp $449,900
Touring 1.5 L Turbo 188 hp $489,900


Diseño

Aunque los trazos de la Honda CR-V 2017 están inspirados en el lenguaje de diseño del Civic, es importante destacar que en este caso lucen menos arriesgados, pero sin perder ese aspecto moderno. Es innegable luce más robusta y sofisticada por donde se le vea.

En la parte frontal, encontramos la parrilla denominada por la marca como Solid Wing Face que incorporan otros modelos de la firma. Por su parte atrás incorpora unas calaveras con unos trazos en “C” que nuevamente nos recuerdan al Civic, con la salvedad de que están alargadas en la parte inferior hacia el centro del portón trasero y hacia arriba sobre el poste “D”.

Otros elementos a destacar son los faros que ahora son full LED, mientras que en la parte posterior gana una salida de escape doble, lo que aunado a los rines de 18” pulgadas que le confieren una apariencia más deportiva.
 

Características técnicas y mecánicas

Como ya había comentado anteriormente, bajo el cofre la Honda CR-V 2017 porta el motor cuatro cilindros, 1.5 litros turbo de inyección directa pero con 188 hp y 179 lb-pie de torque desde 2,000 rpm acoplado a una transmisión CVT, la misma que emplea la versión EX pero que mantiene el ya conocido 2.4 litros con 184 hp y 180 lb-pie a 3,900 rpm.

Gracias a la adopción de la nueva plataforma, el peso ahora queda en los 1,544 kilos, es decir 33 menos que antes, aun cuando creció en 11 mm para un total de 4,586 mm. Sin embargo, destaca el crecimiento en distancia entre ejes que es de 40 mm y que principalmente aportan en materia de habitabilidad para la banca posterior. Por su parte, la geometría de suspensión es McPherson adelante y Multibrazo atrás.

Por lo que hace a la seguridad, tenemos lo ya obligado como: seis bolsas de aire, ABS, control de estabilidad VSA y monitor de presión de neumáticos. Además de otros elementos como la cámara de reversa y el asistente de cambio de carril hacia la derecha Honda Lanewatch que nos muestra en la pantalla central mediante una cámara montada en el espejo retrovisor derecho los objetos que se ubican en el punto ciego.

Por último, también incorpora el Honda Driver Attention Monitor. Un sistema que vigila el nivel de atención del conductor al camino en cuatro niveles distintos. Cuatro barras encendidas indican que el conductor va atento, tres que su estado es normal, mientras que dos indican que está distraído, y por último una indica que se encuentra adormilado y es necesario detenerse.
 

Confort

En el interior, las cosas resultan familiares si es que ya conocemos la cabina de la entrega más reciente del Civic. La pantalla central con una integración tridimensional, así como la manera de graficar  aspectos como temperatura y nivel de combustible son muy similares.

La calidad de materiales y ensamble en general es muy buena, sobre todo hablando de la parte frontal y superior del tablero y puertas. Por su parte, los plásticos de la consola central y panel que rodea a la botonera para operar los vidrios eléctricos son de duros al tacto y se notan de menor nivel también en cuanto a encastres se refiere.

La pantalla central es de 7” táctil de alta resolución y ofrece mucho contraste, por lo que las imágenes desplegadas lucen bien. El sistema de info – entretenimiento cuenta con compatibilidad para Android Auto y Apple Carplay, así como Spotify y un par de aplicaciones más, ofrece además con cuatro puertos USB de carga rápida. En la versión Touring, el sistema de audio es de 9 bocinas con subwoofer y francamente, reproduce con buena calidad.

Honda también escuchó la retroalimentación del mercado e incorporó una perilla tradicional para subir y bajar el volumen, algo que en el Civic se tiene que hacer mediante un control de flechas muy poco práctico.

El espacio en la banca posterior es inmenso, muy parecido al que encontramos en los sedanes medianos. Asimismo, la cajuela que es de 1,065 litros tiene capacidad para prácticamente de todo, mientras que el portón trasero ahora es de apertura y cierre automático mediante gesto del pie.
 

Manejo

Para esta aplicación, el 1.5 litros turbo entrega 14 hp y 18 lb adicionales, la fuerza de torque es de 180 lb-pie desde las 2,000 rpm, es decir tenemos todo el par motor 1,900 vueltas antes que en el motor 2.4 litros y eso se traduce en una gran diferencia. Además, hay que considerar la pérdida de potencia que sufren los motores atmosféricos que es de alrededor de 1% por cada 100 metros adicionales sobre el nivel medio del mar.

En términos prácticos la capacidad de este nuevo motor turbo para entregar todo el torque mucho antes, así como el hecho de que prácticamente no pierde potencia, hace que la respuesta de la nueva CR-V se perciba drásticamente superior. Acelera con contundencia y transmite confianza al rebasar o bien incorporarnos a una vía rápida.

A ritmos de carretera, la Honda CR-V 2017 transmite confianza, se planta bien y te deja saber en todo momento que sus capacidades de curveo son más que suficientes, la dirección también retroalimenta adecuadamente, lo mismo que los frenos que presumen de un tacto firme.

Sin embargo lo que más me llama la atención es el refinamiento y buen aislamiento acústico que ofrece, y es que los ingenieros de Honda incorporaron gran cantidad de elementos para reducir la filtración de ruidos en arcos de rueda, componentes de suspensión, pared de fuego y parte baja del vehículo. La calidad de marcha mejoró bastante y lo primero que destaca es que no se escucha en absoluto el trabajo de los componentes mecánicos, con todo y que las cajas CVT son ruidosas.

Con este salto se asemeja mucho al manejo silencioso, cómodo, pero no por ello menos comunicativo y preciso que siempre ha presumido el Accord. Dicho de otra manera, esta nueva CR-V logró cerrar ese gap en términos de refinamiento que existía entre las SUV Compactas y los sedanes medianos.

Honda anuncia un consumo de 15.7 km/l sin especificar si se trata del de ciudad, carretera o combinado, aunque francamente me parece optimista. Habrá que ver en una prueba más prolongada, ya que en esta ocasión no hubo tiempo suficiente para hacer mediciones reales.
 

Conclusión

Con la quinta entrega de la CR-V, Honda presume de un producto que ha llegado a su madurez, tanto por diseño exterior como interior, así como por manejo pero sin perder todas esas virtudes de versatilidad y practicidad que siempre la han caracterizado.

Definitivamente es una vez más la mejor de su segmento, y es la primera SUV compacta en cerrar por completo ese gap en materia de materia de refinamiento y calidad de marcha que siempre las había distanciado de los sedanes medianos con los que comúnmente comparten motorización y rango de precios.

La llegada del extraordinario motor turbo, aunque pudiera parecer pequeño no lo es en absoluto y el desempeño puede ser incluso alegre si se requiere. Mientras que en el interior la atmósfera es agradable, con una mezcla de sofisticación y tecnología.

¿Volverá a ser la más vendida?

Probablemente no, el incremento de precios no es menor, la Honda CR-V 2017 ahora es entre 40 y 50 mil pesos más costosa que su competidores como X-Trail y Sportage y sin ofrecer AWD para las variantes más equipadas, aunque esto último en la práctica no afecta en absoluto. Por otra parte, podríamos decir que se compensa con la llegada del motor turbo.

Sin embargo, nuestro mercado es y seguirá siendo extremadamente sensible al precio, pero ello no quita que sea nuevamente la referencia de su categoría.

 

Honda CR-V 2017 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos