Prueba de Manejo

Comparativa: Nissan NP300 vs Toyota Hilux vs Mitsubishi L200

¿Cuál de estas guerreras del camino es mejor?

Comparativa: Nissan NP300 vs Toyota Hilux vs Mitsubishi L200

No es nuevo para nadie que la Nissan NP300 conocida popularmente como “Estaquitas” es la reina absoluta de las pick ups medianas en México, un vehículo de trabajo que se ha mantenido durante los últimos 30 años dentro de los más vendidos de nuestro mercado. Un producto fabricado en CIVAC, la primera planta que construyó Nissan fuera de Japón y del cual se han comercializado en México más de 1 millón de unidades.

La Nissan NP300 que se comercializa actualmente es la sexta generación en nuestro mercado y la doceava a nivel global. Es tal su relevancia en nuestro mercado, que si sumamos las ventas de todas las configuraciones, en 2015 se vendieron 62,164 unidades, esto nos da un ratio de 6 a 1 en comparación con Hilux y Ranger, que son sus más cercanas perseguidoras.

Bajo el cofre tenemos un motor cuatro cilindros de 2.5 litros con 158 hp y 172 lb-pie de torque que se enlaza a una transmisión manual de 6 velocidades, la tracción es enviada al eje trasero.

Las retadoras

Antes de entrar en detalles es menester destacar que la Ford Ranger que por volumen de ventas  tendría que haber participado se acaba de renovar (ya fuimos a manejarla en Argentina) y por lo tanto no estaba disponible al momento de realizar esta comparativa.

La Toyota Hilux, cuya octava generación se presentó el año pasado y que se erige como uno de los símbolos en los que se fundamenta la fama de confiabilidad y durabilidad de la marca debutó a nivel mundial en 1968, emplea un motor de cuatro cilindros con 2.7 litros (el más grande de los tres) de desplazamiento que entrega 166 hp y 180 lb-pie de torque que se asocia a una transmisión manual de 5 velocidades. Es importante destacar que la Toyota Hilux se ubica prácticamente empatada con Ranger en el segundo lugar en ventas en el segmento, aunque muy lejos de la Nissan.

Por su parte, la Mitsubishi L200 que es un producto muy importante para la marca en México, ya que 1 de cada 3 modelos que vende son de esta pick up tiene como gran ventaja la de ofrecer un cuatro cilindros 2.5 litros pero a diésel. Éste ofrece una muy conservadora potencia de 134 caballos pero donde se despega de las otras dos es en el torque pues entrega 232 libras-pie de par motor. La transmisión es una robusta manual de cinco relaciones que puede mandar la tracción a las cuatro ruedas en lugar de solamente a las traseras, además encontramos una caja reductora para todavía mejor desempeño fuera del camino.

 

Las Pruebas

¿Cuál es la más cómoda?

Debido a la geometría de suspensión posterior de eje semirígido y resortes que incorpora la Nissan NP300 Frontier, es la que resulta más confortable, por lo menos desde nuestra percepción. Ya que tanto Hilux como L200 recurren al tradicional sistema de eje rígido con muelles semielípticos, mejor conocido como de ballestas.

Sin embargo decidimos hacer una pequeña prueba para corroborar esta teoría.

Cada pick up con una cubeta llena de agua que fijamos en la batea recorrió a una velocidad de 30 km/h, un pequeño camino de terracería y pasto de poco más de 800 metros, con algunas imperfecciones. La que derramó menos agua al finalizar la prueba absorbe mejor las irregularidades del camino y por lo tanto es la más confortable. 

En términos generales los resultados fueron los esperados, no hubo sorpresas aquí.

La que había mostrado un ajuste de suspensión mucho más orientado al trabajo y por lo tanto más rígida, es decir la Toyota Hilux, resultó la más brincona, por lo que fue la que tiró más agua y por mucho.

En segundo lugar quedó la L200, algo que ya esperábamos, sin embargo la sorpresa aquí radicó en que el resultado fue muy cercano al del primer lugar.

Tenemos entonces que en primer lugar, y de acuerdo a nuestras percepciones de manejo la más confortable es la pick up de Nissan, quedó demostrado que el haber optado por una suspensión de resortes en el eje trasero trae beneficios reales para los pasajeros en materia de comodidad.

 

¿Cuál carga más? Las pacas de forraje

La capacidad de carga de cada pick up en kilos es: 1,096 kilos para la Nissan NP300 Frontier, 1,040 kilos para la Mitsubishi L200 y 820 kilos en el caso de la Toyota Hilux.

Sin embargo, también resulta importante conocer la capacidad de carga en términos de volumen y aunque es cierto que al ser las 3 del mismo segmento, los valores son bastante similares.

Para comprobar cuál es la que cuenta con mayor volumen de carga, efectuamos una prueba con siete pacas de forraje, cada una tiene un peso aproximado de 20 kilos, ningún reto para las pick ups en ese sentido, sin embargo al momento de acomodarlas si se presentaron algunas diferencias.

La Hilux de Toyota, debido a las protuberancias de las salpicaderas tiene una batea más estrecha y colocar las pacas resultó un poco más complicado. Por su parte, tanto para L200 como NP300 Frontier fue sumamente fácil acomodarlas.

Aquí entonces tenemos que la Nissan NP300 es la ganador, no solo supera a sus rivales en kilos de capacidad de carga, sino que en espacio volumétrico es tan grande como la L200.

 

¿Cuál arrastra más?

Sorprendentemente, es virtualmente imposible obtener la capacidad de arrastre de estas pick ups, es un valor que por alguna razón las marcas no anuncian. Incluso ninguna de ellas viene preparada de fábrica con equipo para estos fines. Sin embargo, no podíamos dejar pasar la oportunidad de ponerlas a competir una contra otra para determinar cuál ofrece mayor capacidad de arrastre. Y que mejor manera de demostrar eso que hacer que una trate de arrastrar a la otra.

Primer Round

La teoría dice que las 232 lb-pie de torque le dan la ventaja a la Mitsubishi L200, por lo tanto, el primer asalto lo protagonizaron las que en el papel son las más débiles, es decir Hilux vs NP300 Frontier. Con 180 lb de torque, la Hilux parecía tener ventaja sobre la Nissan, hecho que se confirmó en la práctica, ya que la Toyota dominó sin problemas.

Segundo Round

Se dio entre la perdedora del primero, es decir la NP300 Frontier, contra la que teóricamente debiera ganar esta prueba, es decir la L200. Es importante señalar que NO activamos el modo de tracción 4x4 Low ya que habría sido demasiada ventaja para la Mitsubishi, aun así y luego de expulsar una buena nube de humo negro, la L200 superó con facilidad a la Nissan.

La final

Aunque el motor a diésel de la L200 parecía tener la ventaja, la Hilux al ser de aspiración natural empujaba con toda la fuerza desde el principio, mientras que a la Mitsubishi esas décimas que se perdían debido al turbo lag le costaron caro y el exponente de Toyota sorpresivamente se alzó con la victoria.

Es cierto que en esta prueba hay muchos factores que pueden influir en el resultado, las reacciones del conductor, el tipo de llantas, etc. Sin embargo no podemos dejar de reconocer que la Hilux sometió a sus rivales.

 

Conclusión

Aunque las tres Pick Ups han mostrado que son productos extraordinarios, capaces de aguantar el inclemente trato del trabajo rudo, en toda comparativa debe haber un ganador.

Tercer Lugar

La Toyota Hilux, y es que si bien es cierto se mostró como la más capaz cuando se trataba de arrastrar y transmite una sensación de solidez y durabilidad incluso superior a la Mitsubishi.

Hay algunos aspectos que la dejaron en esta posición; por principio de cuentas es la que menos capacidad de carga entrega, 276 kilos menos en comparación con la NP300 Frontier y aun así ofrece a un ajuste de suspensión mucho más rígido que sus rivales, lo que la hace francamente incómoda y brincona en caminos en mal estado. Asimismo y aunque la calidad de ensamble es superior a la L200 y se filtran menos ruidos al interior, la de materiales no es su carta fuerte, ya que encontramos un interior de superficies ríspidas, mientras que en el tema del equipamiento se queda corta si se le compara con la Nissan.

Segundo Lugar

Mitsubishi L200, si bien es cierto que se percibe muy resistente, durable y capaz de soportar hasta el peor de los maltratos, también lo es que la calidad de materiales del habitáculo es inferior a la de sus rivales y se filtran demasiado tanto las vibraciones producidas por la mecánica diésel, como el ruido generado por el viento y rodamiento.

Sin embargo ofrece una capacidad de carga entrega apenas 56 kilos inferior a la NP300 Frontier y el hecho de contar con mecánica a diésel y tracción 4x4 le otorga una utilidad que no pueden ofrecer las otras dos, aunque claro está a un costo mayor.

Primer Lugar

La ganadora entonces y demostrando porqué es la más vendida es la Nissan NP300 Frontier, hay que reconocer que la firma japonesa más mexicana ha concebido un producto casi perfecto, es la que más capacidad de carga ofrece y entrega una calidad de marcha años luz más refinada que sus rivales.

Pero no solo se trata de lo infinitamente más silenciosa o cómoda que es, la NP300 ofrece mucho más equipamiento como los mandos en el volante, pantalla a color en cluster de instrumentos, interfaz bluetooth, bed liner integrado de serie y una transmisión manual de seis velocidades que se traduce en mejor aprovechamiento de la potencia, menos ruido y por lo menos en teoría menor consumo.

La Nissan NP300 Frontier sale victoriosa porque ofrece más valor y un balance insuperable entre capacidades para trabajo, refinamiento y comodidad.

 

Comparativa: Nissan NP300 Frontier vs Toyota Hilux vs Mitsubishi L200

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas