Toyota Prius 2016 a prueba
28/03/2016 Reportes de Manejo

Toyota Prius 2016 a prueba

Una controvertida apariencia esconde un auto de buen manejo y gran eficiencia

Antecedentes

Son ya casi 20 años de que el Prius arribó al mercado, e independientemente de cuál sea nuestra postura u opinión con respecto de los autos híbridos, no se puede negar que este vehículo es quizá el mayor triunfo de marketing que conozca la industria automotriz moderna, su éxito es innegable y para muestra tenemos las más de 3.5 millones de unidades que se han comercializado.

Y es que el Prius, que se erige como el primer auto híbrido de fabricación masiva, es la piedra angular que ha permitido a Toyota cimentar esa imagen de compañía preocupada por el medio ambiente que tan buenos dividendos le ha dado frente a la opinión pública.

Prius en latín quiere decir “Primero, Original o Superior”, la primera generación con una configuración tipo sedán y motor 1.5 litros llegó al mercado Japonés en diciembre de 1997. La segunda generación debutó en 2003, se trataba de un vehículo más grande y que adoptó por primera vez ese diseño tipo hatchback que hoy lo caracteriza.

La tercera generación llegó en 2009 adoptando una mecánica más grande, de 1.8 litros, fue este el primer modelo que se comercializó en nuestro país, a fines de 2010 ya como año modelo 2011. Sin embargo los precios de introducción fueron elevadísimos, por lo que el Prius fue un fracaso y se quedó lejos de comercializar las 350 unidades que se tenían planeadas para su primer año.

Sin embargo, la cosa cambió drásticamente luego de un muy adecuado reposicionamiento, tanto así que en 2015, se vendieron 1,437 unidades.  

La cuarta entrega del Prius debutó el año pasado en el Auto Show de Frankfurt y las ventas dieron inicio en EU y Europa apenas el pasado mes de enero, por lo que a diferencia de antaño, Toyota lo presenta en nuestro mercado prácticamente al mismo tiempo que en el resto del mundo, manteniendo además la agresiva estrategia de precios que debiera convertirlo en un modelo de volumen.

Precio: 399,700 pesos

Características técnicas y mecánicas

El sistema Hybrid Synergy Drive (HSD) se compone de un motor de combustión de 4 cilindros y 1.8 litros de ciclo Atkinson que entrega 95 hp y 105 lb-pie de torque, así como un generador eléctrico de 71 hp y 120 lb-pie (la potencia total del sistema híbrido es de 121 hp). Dichos motores son capaces de funcionar en conjunto gracias a una sofisticada transmisión CVT de engranes planetarios más compacta que antes ya que los ingenieros pudieron eliminar 3 engranes.

Por su parte, la batería de 168 celdas y 28 módulos sigue siendo de Níquel-Hidruro Metal, para otros mercados existen variantes con batería de iones de litio que de momento no llega a nuestro país, sin mencionar el nuevo Prius Prime que es un Plug-In Hybrid con bastante autonomía 100% eléctrica.

Se sigue ofreciendo el sistema de frenado regenerativo que por cierto fue mejorado para ofrecer una sensación más firme y transmitir mayor seguridad.

Por lo que hace al equipamiento de seguridad, ofrece 8 bolsas de aire, ABS, Control de Estabilidad, Control de Tracción, cámara de reversa y tecnología de frenado inteligente SST.

Confort

Lo primero que se viene a la mente al abordar el nuevo Toyota Prius es que pareciera tener un tema relacionado con Keiko o Kung Fu Panda, y es que entre la combinación de colores blanco y negro, así como las formas de tablero y consola resulta difícil pensar en otra cosa. Este tipo de layout de cluster de instrumentos al centro tiene una razón de ser, ya que resulta muy fácil y barato montar el volante a la izquierda o derecha según sea necesario.

La calidad de materiales y ensamble es bastante buena, sin embargo las superficies blancas de tablero y paneles de puertas son bastante susceptibles a las manchas

Asimismo, la enorme superficie blanca en acabado piano de la consola central me recuerda a un baño. Un punto que vale la pena destacar es lo importante que se ha convertido para los consumidores el contar con un espacio adecuado para colocar el teléfono móvil, en este caso tenemos un espacio exprofeso para esa tarea, que además cuenta con un cargador por inducción.

En materia de equipamiento, el Prius 2016 cuenta con una pantalla táctil de 7” ubicada en el centro del tablero desde la que se puede controlar la información relativa al sistema de audio, navegador, computadora de viaje (mucho más enfocada en temas de rendimiento que en otros modelos) y demás. La pantalla de inicio o home tiene un diseño muy funcional ya que se divide en 4 áreas, de manera que despliega; el mapa, el sistema de audio y 4 posiciones en las que podemos configurar los contactos telefónicos más utilizados.

Cuenta además con otros elementos como el Head Up Display, climatizador automático que cuenta con una función especial denominada S-Flow que enfría solo hacia los asientos en lugar de todo el habitáculo para mejorar la eficiencia y así disminuir el consumo de combustible.

Un detalle que desentona con esa atmósfera de tecnología e innovación del Prius es el freno de mano, que es de pedal, una solución francamente obsoleta. Asimismo, también me sorprendió mucho no contar con ajuste de profundidad para el volante.

 

Manejo

El Prius es el primer modelo de Toyota en emplear la nueva plataforma modular de la marca denominada Toyota New Global Architecture (TNGA), que servirá de base para cerca de la mitad de los próximos productos de la marca de aquí a 2020.

Esto se traduce en un vehículo más rígido, más ligero, refinado y con centro de gravedad más bajo que antes. A decir verdad lo que más me ha llamado la atención es la mejora en términos de insonorización y calidad de marcha, se percibe como un auto mucho mejor construido.

Si bien es cierto, el objetivo para nada es que sea un vehículo de desempeño alegre o deportivo, es importante destacar que sorprendentemente ofrece muy buen manejo, se planta bien y transmite confianza al tomar las curvas, algo que no podía presumir su predecesor. Esto también en gran medida gracias a la nueva geometría de suspensión trasera de doble horquilla que reemplaza al eje rígido torsional de antes.

La visibilidad hacia al frente y costados es perfecta, de hecho bastante atípica para estándares actuales en donde lo postes han engordado mucho ya sea por cuestiones estéticas o de seguridad. Asimismo, anteriormente la visibilidad hacia atrás era muy limitada, algo que mejoró mucho para esta nueva generación

El Prius 2016 cuenta con cuatro modos de conducción, dentro de los que destaca uno puramente eléctrico cuya autonomía es bastante limitada.

El modo Eco, en el que los motores eléctrico y de combustión trabajan conjuntamente para entregar el funcionamiento más eficiente posible, incluso la respuesta del pedal de acelerador es anestesiada para evitar que subamos de vueltas de manera innecesaria. Por su parte, en el modo Normal la idea es entregar un funcionamiento balanceado entre rendimiento y capacidad de aceleración, mientras que por último el modo Power que prioriza la entrega de potencia sobre la eficiencia.

En materia de consumo, nosotros en ciudad obtuvimos una excelente cifra de 21.5 km/l utilizándolo en modo Eco y buscando un manejo eficiente. Asimismo, el rendimiento en carretera cayó hasta los 14 km/l al accionar el modo Power ya que mantener velocidades por encima de los 110 km/h, el Prius demanda un régimen de giro relativamente elevado para el motor. Por último, en una prueba de hypermiling, es decir tratando de obtener el mejor rendimiento posible la computadora arrojó una impresionante cifra de 62.5 km/l, cierto siempre hay una desviación pero aun suponiendo un margen de error del 20% serían unos increíbles 50 km/l.  

 

Conclusión

Es un hecho que el Prius no es un vehículo para todos, empezando por el diseño exterior que genera opiniones encontradas y que a mí en lo particular no me gusta, así como el interior que también tiene su grado de rareza en términos estéticos.

Sin embargo no puedo dejar de reconocer que desde el punto de vista tecnológico el Prius es uno de los modelos que ha servido como punta de lanza para el desarrollo de tecnologías que sirven para mejorar la eficiencia de los vehículos y demostró al resto de la industria, pésele a quien le pese que es perfectamente viable establecer un modelo de negocio (a mediano plazo por lo menos) alrededor de los autos ecológicos. Dicho de otra manera, si el Prius no hubiera abierto la brecha sería muy difícil que en la actualidad existieran híbridos tan excitantes como el BMW i8.

El Toyota Prius ya no solo es ese medio que permite a sus propietarios enviar el mensaje de que son personas preocupadas por el medio ambiente, ahora también es un vehículo refinado, cómodo y funcional, sin dejar del lado que es altamente eficiente y que por si fuera poco, no demanda ningún sacrificio para el uso diario.

 

Toyota Prius 2016, incomodo de ver y MUY eficiente

¿Qué opinas? Cuéntanos