Prueba de Manejo

Toyota Camry 2015 a prueba

El sedán mediano japonés mantiene sus fortalezas al tiempo que resuelve falencias que tenía en cuestiones como diseño y manejo.

Toyota Camry 2015 a prueba

Antecedentes

El segmento de los sedanes medianos ha sufrido en los últimos tiempos una caída en ventas sostenida en nuestro mercado, la cruda realidad es que muchos de los que antes compraban vehículos de esta categoría, hoy en día están optando por camionetas.

Dicho lo anterior, es importante aclarar que un sedán mediano ofrece niveles de refinamiento y confort simplemente inalcanzables para los SUVs compactos. Es decir la RAV4 jamás va a ser tan cómoda y silenciosa como lo es el Camry, pero las modas son así, siempre tienen algo de irracional.

El Camry es un vehículo clave para Toyota, se encuentra ya en su octava generación y a lo largo de su historia ha colocado más de 10 millones de unidades. Desde la cuarta generación es el auto más vendido de EU.

La generación anterior había debutado en la segunda mitad de 2011 como año modelo 2012, esto quiere decir que en apenas 3 años Toyota decidió renovar a su sedán mediano, algo que hace una década hubiera sido imposible. Lo cierto es que los ciclos de producto se seguirán acortando en toda la industria en los años por venir y sea como sea, esto es una prueba de que el fabricante nipón no está dispuesto a permitir que una de las joyas de su corona pierda terreno frente a su competencia.

Si bien es cierto, para esta última iteración no podemos hablar de un producto totalmente nuevo ya que emplea la misma plataforma y mecánica del modelo anterior, visualmente es completamente distinto (En el exterior únicamente), a decir verdad lo único que el Camry 2015 comparte a nivel de estampados con su predecesor es el toldo.

Estéticamente la evolución es notable y aunque ya desde el modelo anterior había adoptado un lenguaje de diseño más moderno, ahora es bastante más armónico y mejor logrado. Toma algunos elementos vistos en los modelos más nuevos como Corolla o Highlander y abandona ese estilo con perfiles tan angulosos que ciertamente resultaban controvertidos.

Precio: $390,200 pesos

Características técnicas y mecánicas

La versión probada – XLE con Navegador – es la más equipada de las que equipan el motor de cuatro cilindros. Sabemos que existe un V6 de 3.5 litros con 268 hp que dicho sea de paso es un gran motor, sin embargo creemos que en este caso la variante de 2.5 litros con 178 hp y 170 lb pie tendrá un volumen significativamente mayor.

La transmisión es automática de seis velocidades con modo manual que envía la potencia al eje delantero.

Por lo que hace a seguridad, se mantienen las 10 bolsas de aire, ABS, ESP, cámara de reversa e incluso ofrece sensor de presencia en punto ciego.

 

Confort

En el interior, la cabina muestra muy pocos cambios con respecto del modelo anterior, los materiales de buena calidad y un ensamble muy cuidado se mantienen, aunque ahora podemos observar utilización de colores y materiales más juveniles – si cabe la expresión en un sedán mediano – o mejor dicho sería que ya no se ve tan anticuado.

El volante forrado en cuero es multifunción, la pantalla táctil en la parte central del tablero despliega información relativa al navegador, audio, teléfono, etc. Por su parte, el aire acondicionado es automático de dos zonas con salidas para los pasajeros posteriores. Por último, los asientos también están forrados en cuero.

Según Toyota la cabina ahora está 60% mejor aislada que en el modelo anterior, lo cual es algo digno de mención, ya que el Camry se enorgullecía de ser un vehículo silencioso. Sin embargo ahora logra niveles de insonorización más comunes en los segmentos comúnmente dominados por la triada de marcas teutonas de lujo.

En cuanto a espacio interior, puede acomodar con total comodidad a cinco ocupantes adultos, el espacio para piernas en la fila posterior es muy bueno, de hecho enorme.

 Manejo

Tras el volante el Toyota Camry 2015 es un vehículo muy cómodo, refinado y que entrega una experiencia de manejo agradable. El ajuste de la suspensión es suave, al igual que la dirección, sin embargo la marca ha trabajado mucho para que sin dejar de ser un auto ciento por ciento enfocado en la comodidad de los ocupantes, se sienta anestesiado y aburrido como sucedía antes.

El 2.5 litros sorprende por su entrega de par a bajo régimen de giro, incluso hasta podríamos calificarlo de brioso. Lo anterior también se debe al buen escalonamiento de la transmisión, la primera es muy corta, por lo que nos permite arrancar con rapidez, posteriormente se van alargando las relaciones para cuidar el rendimiento.

Con lo anterior tampoco queremos decir que el Camry sea un sport sedán, de hecho ni siquiera pretende serlo, pero ahora entrega un manejo algo más gratificante.

 

Conclusión

Lo primero que hay que decir es que resulta sorprendente la manera en que se han desarrollado las variantes cuatro cilindros en los sedanes medianos en esta última generación, incluso hay ejemplares en el segmento que ya no ofrecen variantes V6 y que en su lugar recurren a motores turboalimentados, tal es el caso de Ford Fusion o Chevrolet Malibu.

Sin embargo hablando de las versiones atmosféricas, que son las de acceso al segmento podemos decir que ya ofrecen niveles de performance tan buenos que las versiones con motores más potentes resultan innecesarias, más aun si metemos a la ecuación el costo del combustible. Hay algunas marcas como Mazda que en su Mazda6 ya solamente ofrece motor de 2.5 litros y se siente perfectamente cómoda con desempeño de su vehículo.

El Camry 2015 no solo es bastante más afable de manejar, sino de ver también y eso le permite ubicarse como una gran opción en el segmento. De hecho creemos que las mejores opciones del segmento ahora son Honda Accord, Mazda6 y este renovado Toyota Camry. El Volkswagen Passat que dicho sea de paso es líder en el segmento no es muy competitivo en sus versiones de entrada debido a que el 5 cilindros de 2.5 litros no es un muy buen motor que digamos, sin embargo cuando se habla de la versión V6 la cosa cambia, el exponente teutón es bastante competitivo. Mismo caso para el Chrysler 200 que en su variante con motor Pentastar es excelente.

 

Toyota Camry 2015 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos