Prueba de Manejo

Volkswagen Nuevo Polo 2015 a prueba

Manejamos este hatchback subcompacto que se renueva para ofrecer un precio más asequible

Volkswagen Nuevo Polo 2015 a prueba

Antecedentes

La nueva generación del Volkswagen Polo, ahora llamado Nuevo Polo, regresó como modelo 2013 a nuestro país cargado de tecnologías como un motor de 1.2L turbo, transmisión DSG de seis velocidades; acabados que podrían caer en lo Premium y equipamiento muy por encima de lo que estábamos acostumbrados en el segmento como asientos de piel, quemacocos, pantalla sensible al tacto, guantera con sistema de refrigeración y hasta navegación en la versión tope.

Todo esto obviamente estaba acompañado de un precio alto que lo colocaba en un segmento de volumen bajo, sin embargo, Volkswagen de México logró colocar cerca de 6,000 unidades entre 2012 y 2014.

Ahora, para esta ligera renovación estética del modelo presentada a principios de año, la estrategia cambió pues en lugar de importarlo de España, ahora vendrá de India, con acabados diferentes y un motor más tradicional que lo posiciona más cerca del súper ventas Vento –el cual es la versión sedán del Polo… cosas de la vida. Sin lugar a dudas, lo más importante es ahora el precio pues éste ahora arranca por debajo de los $190,000.

Veamos qué tiene que ofrecer este Volkswagen Nuevo Polo 2015 y si los cambios le favorecieron.

 

Precio versión evaluada: $208,200 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Los cambios para este año modelo fueron fuertes en el tema mecánico pues como decíamos líneas arriba, abandonaron el motor de cuatro cilindros 1.2L turbo para reemplazarlo por aquel que encontramos en el VW Vento, el cuatro cilindros 1.6L DOHC naturalmente aspirado que aunque entrega el mismo poder de 105 Hp, es en el torque donde está la diferencia más grande pues en lugar de entregar 129 Lb-pie, encontramos 112 Lb-pie. Esto no suenan a mucho, pero la forma en la que llegaba gracias al turbo, lo hacía de manera más inmediata.

La transmisión es ahora de cinco velocidades para la versión manual y de sies para la automática, esta última es ahora Tiptronic, abandonando la DSG de doble embrague pero manteniendo el modo manual que se ofrecía.

La suspensión se mantiene igual con un arreglo MacPherson adelante y de eje semi-independiente atrás, pero los frenos sí cambian por tambores en la parte trasera.

En el tema de seguridad encontramos ABS, dirección eléctricamente asistida, anclajes ISOFIX, cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas y dos bolsas de aire frontales.

 

Confort

La manufactura de los productos que vienen de India es bastante buena y nos dejó sorprendidos tanto con el Volkswagen Vento como en este Nuevo Polo 2015. Eso sí, hay que decirlo, los plásticos se notan de una calidad inferior –o tal vez no tan alta- que en el modelo que reemplaza, con superficies más duras y brillosas. No estamos diciendo que esté mal, de hecho es bastante bueno para el segmento, sólo que sí es de menor calidad que el Polo 2014.

El espacio interior es exactamente el mismo, así que en ese sentido tenemos un vehículo bastante amplio para todas las plazas y que es realmente cómodo, además de contar con una cajuela de 262L.

El sistema de audio está completo, con AM/FM/CD/MP3, cuatro bocinas y entradas auxiliar, USB y SD además de la conectividad Bluetooth para el teléfono y dispositivos de música compatibles. Eso sí, sin una pantalla sensible al tacto.

 

Manejo

Los ligeros cambios en el sistema de frenos son realmente imperceptibles, de hecho sólo ayuda tener discos atrás cuando se le exige mucho así que en situaciones normales no sentirás el cambio. Esto mismo ocurre con la suspensión, cuya puesta a punto está muy bien ya que entrega amortiguación sin sacrificar estabilidad –algo que nos había gustado de la generación anterior y que nos agradó se mantuviera para este año modelo.

La sensación de potencia es donde más se percibe el cambio pues mientras el motor 1.2L entregaba ligeramente más torque e inmediatamente en cuanto entraba en funcionamiento el turbo, la transmisión desquitaba cada Lb-pie y Hp gracias al escalonamiento de las relaciones, al hecho de que tenía seis velocidades y además de que es más rápida con la tecnología de doble clutch.

El “nuevo” motor (lo ponemos entre comillas ya que es el mismo que encontramos en Vento e Ibiza) es también muy capaz y está bien balanceado, sólo que la entrega del torque es más progresiva, haciendo que se sienta un poco pesado o lento. Esto también es en gran parte por la transmisión de seis velocidades que está claramente orientada a entregar un bajo consumo de combustible pues no deja revolucionar el motor por encima de las 4,000 rpm inclusive en el modo Sport de la misma. Sin embargo si requieres exprimir toda la potencia, lo puedes hacer en el modo manual y dejar que suba libremente de revoluciones el motor hasta las 6,200 rpm antes de realizar el cambio ascendente.

La relación de la caja automática es muy corta pues en muchas ocasiones, el mismo auto decide arrancar en segunda velocidad para ahorrar combustible pero también significa que tienes que presionar más fuerte el pedal derecho para que haga el cambio descendente y se mueva más rápido.

 

Conclusión

Con todos estos cambios, el Volkswagen Nuevo Polo 2015 es significativamente más asequible –sobre todo ahora que sólo están dos versiones: manual y automática. Sí, efectivamente perdió contra la generación a la que reemplaza pero no por eso es un mal auto. Está bien construido, equipado y en la parte mecánica cumple bien. El único problema entonces es que ya habíamos tenido a la sofisticada versión del Polo que venía de Europa, de no haberla tenido, estaría más fácil.

Lo que bien es cierto es que ahora está más cerca del grueso del mercado y donde más se desplaza volumen de ventas.

Volkswagen asegura que más adelante contará con versiones 1.2L turbo del Nuevo Polo, pero suponemos que también vendrán de India y no contarán de todas formas con el nivel de plásticos que contaba antes. Habrá que esperar y ver qué sucede.

Una alternativa, por si quieres un auto con el motor 1.2L y la misma plataforma, puedes voltear a ver al SEAT Ibiza 1.2 FR.

 

 

Probamos el Volkswagen Nuevo Polo 2015

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos